viernes, 1 de mayo de 2015

Festividades del Señor de La Caridad

Redacción y fotografías por:
Efraín Delgado

Mayo es el mes más esperado por los sanjuanenses pues se viven a flor de piel las emociones y sentimientos que sus variadas tradiciones transmiten a sus habitantes. La danza del Tigre y el Venado, las Palancas, las flores de mayo y diferentes actividades realizadas en los primeros tres días de este mes generan alegría y orgullo a todos los sanjuanenses.

Sin embargo se debe tener muy en claro que todas estas festividades giran en torno al Señor de la Caridad. Esa imagen de Cristo crucificado que según la monografía de San Juan Nonualco fue regalada a los pobladores por una familia española que regresaba a su país allá por 1840 seguramente por el clima conflictivo que vivía El Salvador después del levantamiento indígena de Anastasio Aquino y sus guerreros Nonualcos.

Los tatas indígenas sostienen que los nativos de los pueblos originarios ya conocían la cruz aunque con un significado diferente pues significaba los cuatro elementos: agua, tierra, viento, aire. Así que el indio nonualco se identifico más rápido con el crucifijo del Señor de la Caridad que con el patrono del pueblo que es San Juan Bautista (aunque debería ser san Juan apóstol pero de eso hablaremos en otra ocasión) y esa es una de las razones por las que sus fiestas titulares son más celebradas que sus fiestas patronales.

A estos factores hay que agregarle que el templo del Señor de la Caridad se convirtió rápidamente en un lugar de peregrinación, pues se corrió la voz que al pedirle a Dios por un milagro ante el crucifijo del Señor de la Caridad, el cual evoca recuerdos del sacrificio de Jesús en la cruz, Dios concedía dichos favores. Y la devoción aumentó pues sus fiestas coinciden con el día de la Cruz celebrado el 3 de mayo.
De ahí que en mayo celebremos el milagro de la pareja que se veía ante el peligro de ser devorada por el tigre, también celebramos todos los años  la procesión de las Topas del Señor de la Caridad cuando los pobladores de San Juan Nonualco fueron a traer la imagen en una gran procesión y la pusieron en el punto más alto del pueblo.


Somos un pueblo que tiene por tradiciones la fusión de las costumbres y creencias españolas con las indígenas, sin embargo es necesario que conozcamos el origen de estas para comprenderlas y transmitirlas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada